Google
ORACION CATOLICA - ORACIONES BASICAS - PADRE NUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.

ORACION CATOLICA - ORACIONES BASICAS - AVE MARIA
Dios te salve María
llena eres de gracia
el Señor es contigo
bendita eres entre todas la mujeres
y bendito el fruto de tu vientre Jesús
Santa María, madre de Dios
ruega por nosotros
los pecadores
ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
ORACION CATOLICA - ORACIONES BASICAS - AVE MARIA
Creo en un solo Dios,
Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.
Creo en un Solo Señor Jesucristo,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros los hombres, bajó del cielo,
y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de maría la Virgen, y se hizo hombre;
y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato,
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.
Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo
que con el Padre y el Hijo
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.
Creo en la Iglesia,
que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo bautismo
para el perdón de los pecados.
Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro.
Amén.
ORACION CATOLICA - GLORIA
Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como en un principio ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.
ORACION CATOLICA - ACTO DE CONTRICCION
Señor mío, Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Tú quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me arrepiento de todo corazón de todo lo malo que he hecho y de todo lo bueno que he dejado de hacer, porque pecando te he ofendido a Ti, que eres el sumo bien y digno de ser amado sobre todas las cosas. Ofrezco mi vida, obras y trabajos en satisfacción de mis pecados. Propongo firmemente, con la ayuda de tu gracia, hacer penitencia, no volver a pecar y huir de las ocasiones de pecado. Señor, por los méritos de tu pasión y muerte, apiádate de mí, y dame tu gracia para nunca más volverte a ofender. Amén.
ORACION CATOLICA - EL SANTO ROSARIO
Llamábase chapels en la Edad Media a las guirnaldas de flores trenzadas en primavera que gustaban de ponerse en la cabeza como adorno, o con las que decoraban los altares. En el siglo XIII, el uso se extendió, bajo la influencia de la Orden de Santo Domingo, y se trenzaba así, en honor de la Virgen, una guirnalda mística que se llamó Rosario (chapelet). Cada parte se compone de un Padrenuestro seguido de diez Avemarías. Para enumerarlos con más facilidad se usaban granos ensartados en un cordón, y muy pronto se usó el rosario tal como lo usamos hoy, es decir, series de cuentas más o menos ricas y generalmente ensartadas en una cadena. En el siglo XIII, los fabricantes de rosarios, llamados entonces en Francia "patenôtres" (palabra derivada de Pater noster), eran tan numerosos que algunos de ellos se reservaban la fabricación de rosarios de coral; tanto es así que había un oficio o corporación de los paternôtries de corail.

Cada decena del rosario evoca uno de los misterios de la vida de la Virgen y de Cristo, agrupados en cuatro partes:

Misterios Gozosos:
La Anunciación
La Visitación
La Navidad
La Purificación del Niño Jesús
El Niño perdido y hallado en el Templo.

Misterios Dolorosos:
La Oración en el Huerto de los Olivos
La Flagelación del Señor
La Coronación de espinas
Jesús con la Cruz acuestas
La Crucifixión

Misterios Gloriosos:
La Resurrección del Señor
La Ascensión del Señor a los cielos
La Venida del Espíritu Santo
La Asunción de Nuestra Señora
La Coronación de María Santísima.

Misterios de la Luz:
Bautismo de Jesús en el Jordán
Su autorrevelación en las bodas de Caná
Su anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión
Su Transfiguración
Institución de la Eucaristía, expresión sacramental del misterio pascual

El conjunto de cinco decenas evocando uno de los misterios constituye una parte del rosario. Los cuatro misterios reunidos, o sea veinte decenas, forman el Rosario.

Los misterios gozosos se rezan los lunes y sábados.

Los misterios dolorosos se rezan los martes y viernes.

Los misterios de la Luz se rezan los jueves.

Los misterios gloriosos se rezan los miércoles y domingos.

Si no es necesario tener entre las manos el rosario propiamente dicho bendecido o no, para rezar el Rosario, es indispensable que esta oración no sea una simple repetición mecánica de una misma fórmula, sino una especie de meditación en la cual las mismas palabras repetidas sean como el ritmo de la respiración, una manera de expresar su devoción. La tradición dice que el rosario fue entregado por la Virgen a Santo Domingo, pero que corresponde al celo con que los dominicos han propagado esta costumbre de rezar el rosario en público o particularmente.

ORACION CATOLICA - EL ANGELUS
V. El ángel del Señor anunció a María.
R. Y concibió del Espíritu Santo.

V. Dios te salve, María llena eres de gracia. El Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas la mujeres,y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.
R. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.
V. He aquí la esclava del Señor.
R. Hágase en mí según tu palabra.

V. Dios te salve, María llena eres de gracia. El Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas la mujeres,y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.
R. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

V. El Verbo se hizo carne.
R. Y habitó entre nosotros.

V. Dios te salve, María llena eres de gracia. El Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas la mujeres,y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.
R. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

V. Oremos:

Te pedimos, Señor, infundas tu gracia en nuestras mentes,
para que los que hemos conocido por el mensaje del ángel
el misterio de la encarnación de tu Hijo,
seamos conducidos a la gloria de la resurrección,
por los méritos de su cruz y pasión.
Por el mismo Cristo nuestro Señor
Amén.

V. Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.
R.Como era en el principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos.
Amén. (tres veces)

ORACION CATOLICA - BAJO TU AMPARO
Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en las necesidades, antes bien líbranos de todo peligro, oh Virgen gloriosa y bendita. Amén.
ORACION CATOLICA - SALVE
Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!

V.Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R.Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oración
Omnipotente y sempiterno Dios, que con la cooperación del Espíritu Santo, preparaste el cuerpo y el alma de la gloriosa Virgen y Madre María para que fuese merecedora de ser digna morada de tu Hijo; concédenos que, pues celebramos con alegría su conmemoración, por su piadosa intercesión seamos liberados de los males presentes y de la muerte eterna. Por el mismo Cristo nuestro Señor.

Amén

ORACION CATOLICA - MAGNIFICAT
Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

El hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia -como lo había prometido a nuestros padres- en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

ORACION CATOLICA - ACORDAOS - MEMORAE
Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestro auxilio, haya sido desamparado. Animado por esta confianza, a Vos acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vos. Oh madre de Dios, no desechéis mis súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benigna mente. Amén.
ORACION CATOLICA - OFRECIMIENTO A LA SANTISIMA VIRGEN
¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a ti y en prueba de mi filial afecto te consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo tuyo Oh Madre de bondad, guárdame y defiéndeme como a pertenencia y posesión tuya. Amén.
ORACION CATOLICA - NOVENA A LA INMACULADA CONCEPCION
Se empieza cada día de la Novena diciendo: Por la señal de la Santa Cruz... Señor mío Jesucristo...

Para dar luz inmortal siendo vos alba del día sois concebida María sin pecado original
Oración


¡Oh Reina Purísima de los ángeles y de los hombres! Mil gracias y alabanzas te damos porque a la puertas de la vida hallaste la dracma preciosa que perdimos todos en nuestro primer principio, hallando la gracia que te salió al encuentro ya la Divinidad que te esperaba en los umbrales de la naturaleza tomando tus potencias en el primer Instante de su ser, al nobilísimo objeto que las estrenó porque se creaban solo para El. Te rogamos, Purísima Señora, que, pues no hubo en tu Purísima Concepción ser sin conocer a Dios, ni conocimiento sin amor ni amor sin merecimiento, nos concedas conocer a nuestro Buen Padre Dios para que conociéndole le amemos, amándole le poseamos y poseyéndole le gocemos por toda la eternidad. AMEN.

(A continuación se reza todo lo correspondiente a cada día).

Las Tres AveMarías

(Se rezan o cantan diariamente después de la Consideración, del Rosario y de la Petición).

Oh Señora mía, Santa María, así como Dios Padre por su omnipotencia te hizo potentísima, así y te suplico que me asistas en mi muerte expeliendo' y quitando todo lo que me fuera contrario. DIOS TE SALVE MARíA...

Oh Señora mía, Santa María, así como tu Hijo Santísimo se digno darte tanta claridad y conocimiento de suerte que alumbras al cielo con tus luces, así yo te suplico que en la hora de mi muerte alumbres e ilumines mi alma con el verdadero conocimiento de la fe corroborándola de suerte que no la manche alguna Ignorancia o error. DIOS TE SALVE MARíA . . .

Oh Señora mía, Santa María, así como el Espíritu Santo, con su amor, a Ti lo Infundió totalmente, así te suplico que te dignes darme para la hora de mi muerte la dulcedumbre del amor divino con la cual toda cosa amarga me sea suavísima. DIOS TE SALVE MARíA...

(A continuación reza la Oración del día)
Al terminar cada día se rezar la siguiente

Oración Final

Bendita y alabada sea la sacrosanta e Individual Trinidad de nuestro gran Dios y Señor, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres Personas distintas y un solo Dios verdadero; en quien creemos, a quien amemos de quien esperamos el perdón de nuestras culpas y la salvación eterna por su Infinita misericordia; bendita sea porque creó a Nuestra Señora, la siempre Virgen María, exenta, pura y limpia de toda culpa original, en el primer Instante de su ser natural, Amén. Jesús, María y José.

Día primero

Lectura bíblica (Gn. 3, 9 - 15)

Dios llamó al hombre y le dijo: "¿Dónde estás?", Este contestó: "Te oí caminar por el jardín y tuve miedo, porque estoy desnudo: por eso me escondí". Dios le replicó: "¿Quién te ha hecho ver que estabas desnudo? Acaso comiste del árbol del que te prohibí comer?" Dijo el hombre: "La mujer que me diste por compañera me dió del árbol y comí". Dios le dijo entonces a la mujer: "Por qué lo hiciste?". Contestó la mujer: "La serpiente me engañó y comí". Entonces Dios dijo a la serpiente: "Por haber hecho esto, serás maldita entre todas las bestias y entre todos los animales del campo. Caminarás sobre tu vientre y comerás polvo todos los días de tu vida. Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu linaJe y su linaJe: él aplastará tu cabeza, mientras tu le atacarás el talón" PALABRA DE DIOS

Canción

Ave sois Eva trocada Sin el "ay" de aquella pena. Cómo os dirá gracia plena quién os busca maculada? Si lo dice la embaJada del ministro celestial: SOIS CONCEBIDA MARíA, SIN PECADO ORIGINAL.

Consideración
Consideremos como Eva fue desobediente. Por su desobediencia fue causa de muerte para si' misma y para toda la raza humana. Al contrario, María Santísima, por su obediencia a la Palabra de Dios, se convirtió en causa de salvación para si como para todo el género humano. Sucedió, pues, que el nudo de la desobediencia de Eva fue desatado por la obediencia de María. Porque lo que Eva había fuertemente ligado con su Incredulidad, la Virgen María la libertó por su fe.
Procuremos imitar la fe y la obediencia de la Santísima Virgen María, para que, como Ella, seamos colaboradores en la obra salvadora de Jesucristo.

(Aquí se puede rezar el ROSARIO, se hace la PETICIóN y se cantan Tres
AveMarías. Después se dice la oración del día)

Oración del día primero
Señor Jesucristo, por el amor que tienes a María Santísima, aurora hermosa que puso término a nuestras desgracias y dio principio a nuestra salvación con su Concepción Inmaculada, te suplicamos que apartes de nosotros las tinieblas de la culpa y seamos digna morada del Espíritu Santo. Tu que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMEN.

La jaculatoria de esta día será:

¡Virgen fiel, ruega por nosotros!

(Aquí se reza la oración final para todos los días. Pág. 3).

Día segundo
Lectura bíblica (Est. 15, 4-7.12-13. 9.10,5,3.7.3-4)

Al terminar la oración, Ester se vistió con todo lujo. Luego, invocando al Dios y salvador que vela sobre todos, marchó con el rostro alegre, pero con el corazón angustiado. Atravesó todas las puertas, hasta quedar de pie ante el rey. Este levantó la cabeza y miró a Ester. La reina palideció, se apoyó en el hombro de una doncella y se desmayó. El rey entonces se inquietó; saltó de su trono y tomó a Ester en sus brazos preguntándole: "¿Qué te pasa, reina Ester? Pídeme lo que sea y te daré hasta la mitad de mi reino". La reina Ester respondió: "Si he encontrado gracia a tus Ojos, perdóname mi vida y la de mi pueblo. Eso es lo que quiero y lo que te pido". El rey extendió hacia Ester el cetro de oro y ella se levantó y quedó en pie ante el rey. PALABRA DE DIOS.

Canción
Ester que tocáis primero en el cetro de la Cruz, que ya para darnos luz ofrece el Divino Asuero Porque no os comprende el fuero del castigo universal, SOIS CONCEBIDA MARíA SIN PECADO ORIGINAL.

Consideración
Consideremos a María Santísima preservada de la ley universal del pecado original, como lo fue la Reina Ester de la ley común del rey Asuero. María Inmaculada es la bendita entre todas las mujeres, es la que halló gracia a los ojos de Dios. Ella es la Reina de misericordia, que desde la cumbre de su grandeza, puede compadecerse mejor y socorrer nuestras necesidades intercediendo ante su Divino Hijo Jesucristo.
Procuremos cumplir en nuestra vida diaria las promesas bautismales. Por el Bautismo hemos nacido a la vida de la gracia. Esforzémonos por mantenernos en amistad con Jesucristo.

(Aquí se puede rezar el ROSARIO, se hace la PETICIóN y se cantan Tres AveMarías. Después se dice la oración del día)

Oración del día segundo
Señor Jesucristo, por el amor con que libraste de las leyes comunes de la naturaleza a tu querida Madre, la Virgen María, te suplicamos, nosotros peca- dores, que nos des verdadero dolor de nuestras culpas y poder gozar de la libertad que nos ha merecido. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amen.

La jaculatoria de este día será:

Ea, pues, señora, abogada nuestra, vuelve
a nosotros esos tus ojos misericordiosos.

(Aquí se reza la oración final para todos los días. Pág. 3).

Día tercero
Lectura bíblica (Lc. 1,26-38)

Dios envió al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José. de la familia de David: el nombre de la Virgen era María. El ángel le dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está Contigo". Ella se turbó y pensaba qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: "No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. Vas a concebir en tu seno y vas a dar a luz un hijo al que pondrás el nombre de Jesús. El será grande y con razón lo llamarán Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su antepasado. Reinará sobre la casa de Jacob por siempre y su reino no tendrá fin'.
María entonces dijo al ángel: "¿Cómo podré ser madre si no tengo relación con ningún hombre"? Contestó el ángel: "El Espíritu Santo descenderá sobre Ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso tu hijo será Santo y con razón lo llamarán hijo de Dios". María dijo entonces: "Yo soy la esclava del Señor. Hágase en Mi, según tu palabra. PALABRA DE DIOS.

Canción
Como la culpa traidora al sol no pudo mirar, tampoco pudo aguantar que amaneciese la aurora, pues huye de Vos, Señora, este nocturno animal. SOIS CONCEBIDA MARíA SIN PECADO ORIGINAL.

Consideración
Consideremos como María Santísima no fue un instrumento puramente pasivo en las manos de Dios, sino que cooperó a la salvación de los hombres con fe y obediencia libres. Ella, enriquecida desde el primer instante de su concepción con una Santidad en extremo singular, al aceptar el mensaje divino se convirtió en Madre de Jesús, y al abrazar de todo corazón, sin entorpecimiento de pecado alguno la voluntad salvífica de Dios, se consagró totalmente como esclava del Señor a la persona y a la obra de su Hijo, sirviendo con diligencia al misterio de la Redención con El y bajo El, con la gracia de Dios omnipotente. Por esto la Iglesia llama a la Madre de Dios "totalmente santa e Inmune de toda mancha de pecado, como plasmada y hecha una nueva criatura por el Espíritu Santo".
Procuremos quitar de nuestra vida todo obstáculo, todo pecado que nos impida llegar a Jesucristo haciendo una buena confesión.

(Aquí se puede rezar el ROSARIO, se hace la PETICIóN y se cantan Tres AveMarías. Después se dice la oración del día)


Oración del día tercero
Señor Jesucristo, que no tienes nada en común con las tinieblas del pecado y que has querido que tu Santa Madre, la Virgen María, fuera limpia y pura desde el primer instante de su ser natural, te suplicamos humildemente que nos libres de todo mal y no nos dejes caer en la tentación. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMEN.

La jaculatoria da este día será:

¡Madre Santísima, Ruega por nosotros!

(Aquí se reza la oración final para todos los días. Pág. 3).

Día cuarto
Lectura Bíblica (Lc. 1,46-55)

María dijo: Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me llamarán bienaventurada todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mi; su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. él hace maravillas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y su descendencia por siempre". PALABRA DE DIOS.

Canción
Con armónica unión se ajusta al divino acento en Vos, sonoro instrumento de toda la Redención, por tocar con proporción la música más cabal. SOIS CONCEBIDA MARíA SIN PECADO ORIGINAL.

Consideración
Consideremos cómo María Santísima nos enseña a ser agradecidos con Dios y a alabarlo por todos los beneficios que nos concede.
Por otra parte, las maravillas que Dios hizo en María Santísima desde su Inmaculada Concepción y su entrega total y amorosa a la obra de su Hijo en favor del género humano, justifican las oraciones y el honor que todas las generaciones cristianas le han rendido.
Toda alabanza a María Santísima es un homenaje tributado a Dios del cual Ella es su criatura más perfecta; la obra maestra de su creación.
El Señor ha querido que María Inmaculada sea modelo para quienes no aceptan pasivamente las circunstancias adversas de la vida personal y social y proclaman que Dios ensalza a los humildes y, si es el caso, derriba a los poderosos de sus tronos.
Procuremos dedicar diariamente unos minutos a hablar con Dios y de esta manera disponernos a cumplir su voluntad a animarnos a hacer el bien a nuestros semejantes. El que ora está en armonía con Dios y con su prójimo.

(Aquí se puede rezar el ROSARIO, se hace la PETICIóN y se cantan Tres AveMarías. Después se dice la oración del día)

Oración del día cuarto
Señor Jesucristo, Dios y hombre verdadero, te alabamos y te damos gracias por haber escogido a María Santísima como el camino para venir a vivir con nosotros y te suplicamos, por su Intercesión maternal, que podamos ser con nuestra vida un himno a la gloria del Padre. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMEN.

La jaculatoria para este día será:

¡MADRE, ENSéñANOS A ORAR!

(Aquí se reza la oración final para todos los días. Pág. 3).

Día quinto
Lectura bíblica (Jn. 2, 1-11)

Se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la Madre de Jesús. Fue Invitado también a la boda Jesús con sus discípulos. El vine faltó y le dijo a Jesús su Madre: "No tienen Vino". Jesús contesta: "Mujer, ¿Cómo se te ocurre? Todavía no ha llegado mi hora". Su madre, sin embargo, dijo a los servidores: "Hagan todo lo que El les diga". Jesús les dice: "llenen las tinajas de agua". Los sirvientes las llenaron hasta el borde. Entonces Jesús les dijo: "Saquen ahora y llévenle al mayordomo para que lo pruebe". Ellos se lo llevaron. El mayordomo probó el agua convertida en vine y como él no sabia de donde era, llamó al novio y le dijo: "Todos sirven primero el vine bueno y después el peor, pero tú has guardado el mejor vino hasta ahora". Así Jesús comenzó sus signos y manifestó su gloria y sus discípulos creyeron en él. PALABRA DE DIOS.

Canción
De la harina sois la flor para el Pan Sacramentado, que nunca tuvo salvado la Masa del Salvador; si para formarse Amor la previno candeal, Sois CONCEBIDA MARíA SIN PECADO ORIGINAL.

Consideración
Consideremos cómo el vino de las bodas de Caná simbolizan la plenitud de los bienes espirituales que Jesús traJo a los hombres. El vino del banquete nupcial de modo especial, nos recuerda la Eucaristía. María, aparece unida a su Hijo en Cana para que entendamos que Ella está siempre presente en la Celebración Eucarística anunciada y prefigurada en aquel banquete de bodas.
Pensemos en el gran amor de Cristo a nosotros que lo llevó a quedarse realmente presente en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía. La Purísima, dando Cuerpo y Sangre al Hijo de Dios Eterno colaboró activamente a nuestra Redención y a la Eucaristía. El Cuerpo y Sangre de Cristo que recibimos en la Eucaristía es carne que él tomó de la Virgen María.
Procuremos imitar la pureza de corazón de María Inmaculada para prepararnos convenientemente a recibir la Santa Comunión.

(Aquí se puede rezar el ROSARIO, se hace la PETICIóN y se cantan Tres AveMarías. Después se dice la oración del día)

Oración del día quinto
Oh Jesús, que por amor a nosotros quisiste quedarte en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía, te suplicamos, por los méritos de la siempre Virgen María, que nos purifique de tal manera que podamos recibirte dignamente en el Santísimo Sacramento y consigamos sus admirables efectos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMEN.

La jaculatoria de este día será:

¡ARCA DE LA ALIANZA, RUEGA POR NOSOTROS!

(Aquí se reza la oración final para todos los días. Pág. 3).

Día sexto
Lectura bíblica (Ef. 1, 3-ó.11- 12)

Bendito sea Dios, Padre de Nuestro Señor Jesucristo, que por él nos ha bendecido desde el cielo con toda bendición del Espíritu.
Porque nos ha elegido en Cristo antes de la creación del mundo para ser santos e inmaculados en su presencia por el amor; destinándonos ya en- tonces a ser adoptados por hijos suyos por medio de Jesucristo, conforme a su querer y a su designio. a ser un himno a su gloriosa generosidad.
A él, por quien entramos en herencia, elegidos de antemano según el previo designio del que realiza todo conforme a la decisión de su voluntad, para ser nosotros alabanza de su gloria. PALABRA DE DIOS.

Canción
En gracia el Eterno Dueño creó los ángeles bellos y en Vos, que sois Reina de Ellos no dejaría el empeño siendo prenda principal SOIS CONCEBIDA MARíA SIN PECADO ORIGINAL.

Consideración
Consideremos cómo Dios eligió y señaló, desde el principio y antes de los tiempos, una Madre, para que su Unigénito Hijo, hecho carne de ella, naciese en la dichosa plenitud de los tiempos; y tanto la amó por encima de todas las demás creaturas, que en solo Ella se complació con señaladísima benevolencia Por lo cual, la llenó de tanta gracia, sacada del tesoro de su Divinidad, muy por encima de todos los ángeles y los santos, que Ella absolutamente siempre libre de toda mancha de pecado y toda hermosa y perfecta, manifestase tal plenitud de inocencia y santidad que no se concibe, en modo alguno, mayor después de Dios y nadie puede imaginar fuera de Dios. Procuremos amar con sincera piedad filial a la Purísima Virgen María, la toda hermosa. Coloquemos en un lugar de honor de nuestro hogar su Sagrada Imagen y manifestemos con nuestra caridad que somos sus hijos.

(Aquí se puede rezar el ROSARIO, se hace la PETICIóN y se cantan Tres AveMarías. Después se dice la oración del día)

Oración del día sexto
Señor Jesucristo, imagen de Dios invisible, por cuyo amor el Padre creó todas las cosas visibles y las invisibles, recibe nuestra adoración, nuestro amor y nuestra acción de gracias por habernos dado como Reina y Madre a la más bella de todas las creaturas, la Virgen Inmaculada. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMEN.

La JaculatoriA para este día será:

¡BENDITA SEA LA SIEMPRE VIRGEN MARíA
TEMPLO Y SAGRARIO DE LA SANTíSIMA TRINIDAD!

(Aquí se reza la oración final para todos los días. Pág. 3).

Día séptimo
Lectura bíblica {Lc. 11,27-28)

Sucedió, pues, que mientras Jesús hablaba a la muchedumbre, una mujer de entre la gente le dijo gritando: "Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron".
Jesús repuso: Dichosos más bien los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica". PALABRA DE DIOS.

Canción

Dice que sois toda hermosa en sus cantares un Dios, no hallando mácula en Vos para ser su Amada Esposa; Repitan con gozo igual la canción tan misteriosa: SOIS CONCEBIDA MARíA SIN PECADO ORIGINAL.

Consideración
Consideremos cómo Jesús, al decir: "Dichosos más bien los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica" nos enseña la grandeza de su Inmaculada Madre. En efecto, María Santísima, llena de fe y concibiendo a Cristo en su mente antes que en su seno, mereció oír de Isabel, inspirada por el Espíritu Santo estas palabras. "Bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Dichosa Tú, que creíste, porque se cumplirá todo lo que te dijo el Señor!".
Nadie pues, como la Virgen María acogió la Palabra de Dios meditándola en su Corazón y poniéndola en práctica. Más todavía, solo Ella mereció encarnar en su purísimo seno a la Palabra Eterna del Padre por obra y gracia del Espíritu Santo.
La existencia entera de María Santísima es una plena comunión con su Hijo. Ella fue siempre la fiel acompañante del Señor en todos sus caminos. Anudó una historia de amor a Cristo, íntima y santa, única, que culmina en la gloria.
Procuremos imitar a María Santísima siendo dóciles a las inspiraciones del Espíritu Santo, que en nuestros días nos impulsa a trabajar por la Justicia y por la felicidad de los más pobres y necesitados.

(Aquí se puede rezar el ROSARIO, se hace la PETICIóN y se cantan Tres AveMarías. Después se dice la oración del día)

Oración del día séptimo
Dios Todopoderoso, que enviaste el Espíritu Santo sobre los Apóstoles, reunidos en oración con María, la Madre de Jesús, concédenos, por intercesión de la Virgen María, entregarnos fielmente a tu servicio y proclamar nuestra fe en Cristo de palabra y con nuestra vida. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos AMEN.

La jaculatoria para este día será:

¡TODA HERMOSA ERES MARíA
Y NO HAY MANCHA ORIGINAL EN TI!

(Aquí se reza la oración final para todos los días. Pág. 3).

Día octavo
Lectura bíblica (A. 12,1-6.10.17)

Apareció una señal portentosa en el cielo: Una mujer vestida del sol, la luna por pedestal y coronada con doce estrellas. Estaba en cinta y gritaba porque iba a dar a luz.
Apareció otro portento en el cielo: un enorme dragón rojo, con siete cabezas y diez cuernos y siete diademas en las cabezas. Con la cola barrió del cielo la tercera parte de las estrellas, arrojándolas a la tierra. El dragón estaba enfrente de la mujer que iba a dar a luz, dispuesto a tragarse al niño en cuanto naciera.
La mujer dio a luz un varón, destinado a gobernar con vara de hierro a los pueblos. El niño fue arrebatado y lo llevaron )unto al trono de Dios. Mientras tanto, la mujer escapaba al desierto.
Se oyó una gran voz: Ya llega la victoria, el poder y el reino de nuestro Dios y el mando de su Mesías.
Despechado el dragón por causa de la mujer, se marcho a hacer la guerra al resto de su descendencia, a los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús. PALABRA DE DIOS.

Canción
Ya la Iglesia militante celebra con atención que sois en la creación pues, limpia y radiante desde aquel primer Instante punto físico y real, SOIS CONCEBIDA MARíA SIN PECADO ORIGINAL.

Consideración
Consideremos cómo los cristianos guiados por el Espíritu Santo, honramos con filial afecto de piedad a la Virgen Inmaculada como a Madre amantísima. Ella nos dio a luz entre dolores al pie de la cruz. Esta maternidad de la Purísima sobre nosotros no termina nunca.
Ella nos cuida mientras peregrinamos por este mundo para animarnos en los momentos de peligro y de angustia y nos fortalece para luchar contra el mal y para lograr la fraternidad universal hasta que seamos llevados a la Patria feliz.
La Purísima es como la señal que gula siempre a la Iglesia para que sea fiel a Jesús.
Alegrémonos al pensar que en la Iglesia Católica tenemos una verdadera Madre que es la misma Madre de Cristo.
Procuremos tomar en serio nuestra pertenencia a la Iglesia. No faltemos a la Misa Dominical y hagamos todo lo posible por participar en las actividades que se organicen en nuestra Parroquia.

(Aquí se puede rezar el ROSARIO, se hace la PETICIóN y se cantan Tres AveMarías. Después se dice la oración del día)


Oración del día octavo
Señor Jesucristo, Mediador nuestro delante del Padre, que constituiste a la Inmaculada Virgen María, Madre tuya, para que fuera también Madre nuestra y Medianera delante de Ti haz que todos los que acudimos a Ti para pedirte beneficios, nos alegremos de conseguirlos todos por Ella. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMEN.

La jaculatoria para este día será:

¡MADRE NUESTRA: TU ERES EL HONOR DE NUESTRO PUEBLO!

(Aquí se reza la oración final para todos los días. Pág. 3).

Día noveno
Lectura bíblica (Ecco. 24, 5-6.14.24.30-31)

Yo salí de la boca del Altísimo engendrada primero que existiese ninguna criatura. Yo hice nacer en los cielos la luz indeficiente y como nube cubrí toda la tierra. Desde el principio y antes de los siglos fui creada y no dejaré de existir en todos los siglos venideros. Yo soy la Madre del amor hermoso y del temor y de la ciencia y de la santa esperanza. En mi está toda la gracia para conocer el camino de la verdad; en mi toda esperanza de vida y de virtud. Vengan a mi todos los que me desean y sáciense de mis frutos. El que me escucha, jamás tendrá que avergonzarse; aquellos que se guían por mi, no pecarán. los que me dan a conocer tendrán la vida eterna. PALABRA DE DIOS.

Canción
Cuando Escoto en conferencias defiende aquella opinión fundada en buena razón con lugares y sentencias, Vos auxiliás la verdad con Auxilio divino SOIS CONCEBIDA MARíA SIN PECADO ORIGINAL.

Consideración
Consideremos las palabras con las que el Romano Pontífice, Vicario de Jesucristo, definió como verdad infalible de nuestra fe católica la Inmaculada Concepción de la Virgen María. Dijo el Papa: "Para honra de la Santísima Trinidad, para gloria de [a Virgen María, Madre de Dios, para alegría de la Iglesia Católica y aumento de la Religión Cristiana, con la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo, con la de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y con la Nuestra, declaramos, afirmamos y definimos que ha sido revelada por Dios y, de consiguiente, debe ser creída firme y constantemente por todos los fieles, la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María fue preservada Inmune de toda mancha de culpa original en el primer Instante de su Concepción, por singular gracia y privilegio de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo, Salvador del género humano".
Procuremos despertar y avivar en nuestro corazón el amor filial a la Virgen Inmaculada y que el cariño hacia Ella nos conduzca a la amistad con Jesucristo y a la reconciliación con nuestros prójimos.

(Aquí se puede rezar el ROSARIO, se hace la PETICIóN y se cantan Tres AveMarías. Después se dice la oración del día)

Oración del día noveno
Señor Jesucristo, que quisistes tener por Madre a la más hermosa, limpia y perfecta de todas las creaturas; te suplicamos que nos concedas amar sinceramente a María Santísima, Nuestra Señora, y procuremos Imitarla y servirla todos los días de nuestra vida. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMEN.

La jaculatoria para asta día será:

¡QUE PODAMOS ALABARTE, VIRGEN SAGRADA
Y QUE SEAMOS FUERTES CONTRA EL PECADO!

(Aquí se reza la Oración Final para todos los días: pág 3
Y se hace la consagración del hogar a la Purísima: Pág. 28)

El Santo Rosario

(Se reza después de la Consideración da cada día)

Misterios gozosos

(Se rezan los lunes y jueves)

1. La Encarnación del Hijo de Dios.
2. La Visita de la Virgen María a Santa Isabel.
3. El Nacimiento de Jesucristo en Belén.
4. La Presentación de Jesús en el Templo
5. El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo.

Misterios dolorosos

(Se rezan los martes y viernes)

1. La Oración de Jesús en el Huerto de los Olivos.
2. Los Azotes del Señor atado a la columna.
3. La Coronación de espinas de Nuestro Señor Jesucristo.
4. Jesús con la Cruz camino hacia el Calvario.
5. La Crucifixión y Muerte de Jesús.

Misterios gloriosos

(Se rezan los miércoles, sábados y domingos)

1. La Resurrección de. Nuestro Señor Jesucristo.
2. La Ascensión de Nuestro Señor Jesucristo.
3. La Venida del Espíritu Santo.
4. La Asunción de la Virgen en cuerpo y alma al cielo.
5. La Coronación de la Virgen como Reina de todo lo creado.

(Después de enunciar cada Misterio, se rezan un Padre Nuestro. diez Avemarías y un Gloria al Padre, procurando meditar el Misterio respectivo).

Letanías
(Se pueden rezar después del Rosario)

Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios Padre Celestial, ten piedad de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del Mundo, ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.
Trinidad Santa, un solo Dios, ten piedad de nosotros.
Santa María, ruega por nosotros.

Santa Madre ¿e Dios.
Santa Virgen de las vírgenes.
Madre de Jesucristo.
Madre de la Divina Gracia.
Madre Purísima.

Madre Castísima.
Madre Virginal.
Madre sin corrupción.
Madre Inmaculada.
Madre amable.

Madre Admirable.
Madre del Buen Consejo.
Madre del Creador
Madre del Salvador.
Madre de la Iglesia.

Virgen Prudentísima.
Virgen digna de veneración.
Virgen digna de alabanza.
Virgen Poderosa.
Virgen Clementísima.

Virgen Fiel.
Espejo de Justicia.
Trono de la Sabiduría.
Causa de Nuestra Alegría.
Vaso Espiritual.

Vaso Honorable.
Vaso insigne de Devoción.
Rosa Mística.
Torre de David
Torre de Marfil.

Casa de Oro.
Arca de la Alianza.
Puerta del Cielo.
Estrella de la Mañana.
Salud de los Enfermos.

Refugio de los Pecadores.
Consuelo de los Afligidos.
Auxiliadora de los Cristianos.
Reina de los Angeles.
Reina de los Patriarcas.

Reina de los Profetas.
Reina de los Apóstoles.
Reina de los Mártires.
Reina de los Justos.
Reina de las Vírgenes.

Reina de todos los Santos.
Reina Concebida sin pecado Original.
Reina Asunto al Cielo.
Reina del Santísimo Rosario.
Reina de la Paz.
Reina de Nicaragua.

Oración

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en las necesidades, antes bien líbranos de todo peligro, oh Virgen Gloriosa y Bendita.

Oración a la Virgen Santísima
(Se hace al terminar el último día de la Novena)

Oh Señora y Madre Nuestra, al terminar el rezo de esta Novena a tu Inmaculada Concepción, consagramos hoy nuestra familia y nuestro hogar. Ya que somos tuyos, Madre de Bondad, guárdanos y defiéndenos de toda adversidad y pecado. Reina en nuestra casa y en toda Nicaragua, Oh Clementísima, oh Piadosa, oh Dulce Virgen María. AMEN.

(Se puede rezar también la siguiente oración)

Acordaos, Oh Piadosísima Virgen María, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a tu protección, implorando tu asistencia y tu socorro, haya sido abandonado por Vos. Animado con esta confianza, a Vos también acudo, Virgen de las Vírgenes, y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados, me atrevo a presentarme ante Vos.
No desoigas, Madre de Dios, mis súplicas, antes bien, incline hacia ellas tus oídos y atiéndelas favorablemente. AMEN.

Bendita sea tu pureza
Bendita sea tu pureza
y eternamente lo sea
pues todo un Dios se recrea
en tan graciosa belleza,
a tí, celestial Princesa
Virgen Sagrada María,
te ofrezco desde este día
alma, vida y corazón,
mírame con compasión
no me dejes, madre mía.

Cantos

PETICIóN

(Se hace después del Rosario, o después de la Consideración, sino se reza el Rosario)

Madre
de tus hijos el clamor.
Te pedimos nos protejas
con tu manto Salvador.

Pobre el hombre que no alcanza
Tu Divina Protección
y tu nombre no ha grabado
en su pobre corazón.


PUES CONCEBIDA
Coro: Pues concebida
fuiste sin mancha,
AVE MARíA
Llena de gracia.

¡Oh Virgen madre
nuestra abogada
refugio dulce
de quien te llama.

Aurora hermosa,
luna sin mancha,
sol refulgente,
estrella magna.

A Ti suspiran
todas las almas
arrepentidas
oye sus ansias.

Sois nube hermosa
llena y cargada
de aguas que salen
del mar de gracia.
Cuando este valle
perdido estaba
vio el remedio
de tus entrañas.

Olivo verde,
paloma blanca
iris que anuncia
paz a las almas.

DULCES HIMNOS
Coro: Dulces himnos cantando a María,
Vencedora del fiero dragón,
Saludemos al plácido día.
De su hermosa y feliz Concepción.

Concebida María sin mancha
fuente pura de eterna belleza,
del dragón infernal la cabeza,
quebrantó con sus pies virginal.

De su madre en el seno aparece
como lirio de púdico aroma,
como blanca e inocente paloma,
como rayo de luz matinal.

Fue tan puro su instante primero
cual de Mayo aromática brisa,
como de Eva la dulce sonrisa
al pisar del Edén el jardín.

Como plácido aliento amoroso
que en el huerto de célicas flores
aspiró perfumada de olores
el más bello y sin par serafín.

SALVE, SALVE, CANTANDO A MARíA
Coro: Salve, salve cantando a María,
que más pura que tú solo Dios
y en e/ cielo una voz repetía
más que Tú, solo Dios, solo Dios.

Con torrentes he luz que te inundan.
Los Arcángeles besan tus pies,
las estrellas tu frente circundan,
y hasta Dios complacido te ve.

Pues llamándote pura y sin mancha,
de rodillas los mundos están,
y tu espíritu arroba y ensancha,
tanta fe, tanto amor, tanto afán.

¡Ah! bendito el Señor que en la tierra
pura y limpia te pudo formar
como forma el diamante la sierra,
como cuaja las perlas el mar.

Y al mirarte entre el ser y la nada,
modelando tu cuerpo exclamó:
Desde el seno será Inmaculada,
si del suyo nacer debo yo.

¡OH VIRGEN DE CONCEPCIóN!
Coro: ¡Oh Virgen de Concepción
Madre querida de Dios entre
las bellas criaturas
la escogida habeís Vos.

Eres más limpia que el sol,
más blanca que la azucena
más brillante que la luna
y de gracia toda llena.

Tu primer nombre es María,
Santísima es el segundo,
de Concepción el tercero
y abogada de este mundo.

Vos tenéis dulce Señora
remedio muy adecuado
para libertar al hombre
del rigor y del pecado.

A Vos venimos Señora
humildemente rendidos
y también arrepentidos
nos curéis de tan gran mal.

SALE AL MUNDO CON GRATA SONRISA

Coro: Sale al mundo con grata sonrisa,
desplegando candor y hermosura,
la doncella más grata y más pura,
la escogida por Madre de Dios.

Cual la mística y blanca azucena,
nos presenta su copa nevada,
Ella muestra su faz nacarada,
más radiante y más bella que el sol.

El mortal extasiado miraba
la pureza sin par de María;
aterrado el infierno gemía,
a sus plantas de rabia y furor.

Los angélicos coros pregonan
de su Reina los dulces encantos,
por la esfera resuenan los cantos,
difundiendo consuelo y amor.

Todo el mundo celebra sus glorias,
todo el cielo le rinde loores,
y el Divino Señor de señores
contemplándola hermosa sonrió.

POR ESO EL CRISTIANISMO
Coro: Por eso el cristianismo
con grata melodía
repite de María
su nombre sin cesar.

Cual un botón de rosa
que bello se presenta,
así también se ostenta
María Virginal.

Ella es la más gallarda
Ella es la más hermosa,
es Reina poderosa,
del coro celestial.

Sus ojos brilladores
sus labios purpurinos,
su talle peregrino
su aspecto Virginal.

Todo ello, todo indica,
que es Madre y es doncella
que no hay vestigio en Ella
de mancha original.

TU GLORiA, TU GLORIA
Coro: Tu gloria, tu gloria
Gozoso este día
¡Oh dulce María
Publica mi voz.

¡Oh Virgen, oh Madre!
¡Oh cándida estrella!
Cuán pura, cuán, bella
la aurora te vio.

Tu faz ante el orbe
en noche sumido
del sol prometido
la luz anunció.

Tu oriente dichoso
¡Oh hermosa María!
de paz y alegría
al hombre llenó.

La erguida cabeza
pisó valeroso
tu pie victorioso
del fiero dragón.

SALVE VIRGEN BELLA
Coro: Salve Virgen bella,
pastora agradable;
de los pecadores,
amorosa Madre.

Salve Templo vivo del
Verbo Inefable,
madre de Dios Hijo,
hija de Dios Padre.

Salve, madre nuestra,
luna inalterable
Incorrupto cedro
palma hermosa, salve.

Salve de los cielos
reina a quién constantes,
angélicos coros
rinden vasallaje.

Salve, misteriosa
zarza inexplicable;
que en divino fuego
exhala volcanes.

TODA HERMOSA
Coro: Toda hermosa eres María
desde tu instante primero,
pues la mancha original
no tuvo en tu ser derecho.

Tú eres de Jerusalén
la gloria y sumo contento;
Tú eres de Israel la alegría
y honra del cristiano pueblo.

Tú eres de los pecadores,
la abogada a cuyo esfuerzo
¡oh María, deben todos
tan favorable decreto!

¡Oh prudentísima Virgen,
de la castidad espejo!
¡Oh clementísima Madre,
abriga a todo tu gremio!

Ruega por nosotros pía,
tu intercepción sea presto,
porque nos confiere gracias
Jesucristo, Señor, extentos.

DEL CIELO HA BAJADO
Coro: Del cielo ha bajado
la Madre de Dios:
cantemos el ave
a su concepción.
Ave. Ave. Ave María.
Ave. Ave. Ave María.

En Lourdes de Francia
su trono fijó
la Reina del Cielo,
la Madre de Dios.

Un largo Rosario
que el cielo labró
sostiene en sus manos
más puras que el Sol.

Son siempre los niños
imán de su amor,
y allá a Bernardita
su rostro mostró.

De luz rodeada
y eterno esplendor
la Reina del Cielo
así apareció.

VIRGENCITA INCOMPARABLE
Coro: Virgencita Incomparable,
de mi lira tierno amor.
Oye atenta el himno amable
que consagro a tu loor.

Agraciada doncellita
más gentil que fresca aurora
que de lirio y rosa dora
la nevada y crespa sien.

Más garbosa que el lucero
que precede el nuevo día,
pues envidian su ufanía
los luceros que la ven.

Virgencita donairosa
más gallarda que la luna,
cuando en noche triste y bruma
de su sombra rasga el tul.

Más espléndida que el astro
que da al campo su verdura,
y a los cielos la hermosura
de su esmalte en vivo azul.

EL AVE MARíA
Coro: Sagrada Reina del Cielo
Luciente estrella del día
Dadme gracias con que os pueda
Cantar el Ave María.

Por la gracia singular,
que el ángel os anunció,
sednos propicia, María,
pues eres Madre de Dios.

Cuando el Angel San Gabriel
bajó lleno de alegría,
la salutación que os dio
fue Dios te Salve, María.

Los ángeles en el cielo,
los hombres con eficacia
placenteros te aclamamos:
Señora llena de alegría.

Yo postrado y reverente,
tu sacro nombre bendigo,
y te pedimos mercedes
porque el Señor es contigo.

ADIóS REINA DEL CIELO
C O R O :
Adiós ¡Reina del cielo,
Madre del Salvador Adiós
¡Oh Madre mía!
¡Adiós, adiós, adiós!

De tu divino rostro
la belleza al dejar
permíteme que vuelva
tus plantas a besar.

Más dejarte ¡Oh María!
No acierta el corazón
te lo entrego, señora,
dame tu bendición.

Adiós hija del Padre,
madre del Hijo, adiós,
del Espíritu Santo
¡oh casta Esposa,

Adiós, ¡oh Madre Virgen!
Más pura que la luz;
jamás, jamás, me olvides
delante de Jesús.

Adiós, del cielo encanto
del universo honor
abraza el alma mía
en tu gloria y amor.
ALABADO
Alabado sea el Santísimo
sacramento del Altar
y María concebida
sin pecado original.

(se repite tres veces).

Alabemos a la Reina,
de la corte celestial,
que es María concebida
sin pecado original.

Démosle al contrario guerra
cantando con alegría,
viva en los cielos y tierra
la Concepción de María.

Los Angeles
en el cielo
te alaban con alegría,
y nosotros en la tierra,
la Concepción de María.

Alabemos por mil veces
al Sacramento divino
para que de aquí se aparte
todo espíritu maligno.

¿QUIEN CAUSA TANTA ALEGRíA?
¡LA CONCEPCIóN DE MARíA!

ORACION CATOLICA - BENDITA SEA TU PUREZA
Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A Ti celestial princesa, Virgen Sagrada María, te ofrezco en este día, alma vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía. Amén.
ORACION CATOLICA - PESAME
Pésame Dios mío y me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido.
Pésame por el infierno que merecí
y por el cielo que perdí;
pero mucho mas me pesa porque pecando ofendí un Dios tan bueno y tan grande como vos;
antes querría haber muerto que haberle ofendido,
y propongo firmemente ayudado por tu divina gracia,
no pecar mas y evitar las ocasiones próximas de pecado. Amen